• Descarga GUÍATE 2017-2018 Abiertas las inscripciones en Cursos y Talleres

    7/10/16

    11 OCTUBRE 2016 11 H. AVISAD AYUDA VISUAL AL DEPENDIENTE

    45 comentarios :

    1. ABRID LAS PUERTAS BATIENTES

      Abrid las puertas batientes
      del recinto de "Los Pinos",
      a los poemas lorquinos
      para beber en sus fuentes.
      Alcorcón trae a tus gentes
      con Federico García,
      al prodigio de este día
      a ver este recital
      con el Lorca universal
      que es alma de Andalucía.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    2. VÍSPERAS DE NOCHEBUENA EN LOS PINOS

      Vísperas de Nochebuena en "Los Pinos",
      aposento de cómodas butacas,
      poesía tendréis sin alharacas
      con el sabor añejo a buenos vinos.

      Confluencia entrecruzada de caminos
      entre guitarras con sueños de facas,
      y bailes perfumados de albahacas,
      de canelas, de mentas y cominos.

      Recitando diletantes de "Acata",
      avecindados aquí en Alcorcón,
      y la asociación de Parque Mayor.

      Arderán en los fuegos de fogata
      donde en crisoles de alama y corazón
      la poesía estalla en resplandor.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    3. ALBOS ALAZANES,BRIOSOS CORCELES

      Albos alazanes, briosos corceles,
      en sus gualdrapas inmersos los versos
      del Parnaso en los reversos y anversos
      de regio palafrén de oro en broqueles.

      Con las Musas imponiendo laureles
      espirituales de los universos
      de cuantos bardos riman versos tersos
      desde Homero grabados en troqueles.

      Crines al viento blancas de pegasos,
      los unicornios libando en los vasos
      los poemas de argonautas marinos,

      cedido a los diletantes de "Acata",
      amantes del verso el canto y sonata
      cuando el nauta Jasón vara en "Los Pinos".

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    4. BLOQUES INMENSOS, LADRILLO Y CEMENTO

      Bloques inmensos, ladrillo y cemento,
      de abejas colmena senda de hormigas,
      campos floridos de verdor de espigas
      que sobre este suelo hubo en su momento.

      Mar de amapolas, arrullo del viento,
      conviviendo ahora gentes amigas,
      migaremos aquí del pan las migas
      del hogar que fuerza nos dio y aliento.

      La voz que recita y la voz que canta,
      la oiremos de codos en el balcón,
      con un nudo anudado en la garganta

      al percibir aquel leve rumor
      que se introdujo en nuestro corazón
      cuando arribamos a Parque Mayor.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    5. ANTE EL SURGIR EXPLOSIVO DE FLORES

      Ante el surgir explosivo de flores
      y amoratados de efluvios los lilos,
      variedad se darán de los estilos
      de los poetas de versos mayores.

      Y volverán los rapsodas cantores
      y versos serán buriles sin filos,
      que engastarán junto a verdes berilos
      en Rivota trinos de ruiseñores.

      Y de nuevo en el extraño edificio
      de la explanada llamado "Los Pinos",
      que en prisión aherrojado se yergue;

      insólito es y es tal en su artificio
      de un teatro ágora de los destinos,
      que a las artes las acoge y da albergue.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    6. EL CENTRO CULTURAL LOS PINOS
      A Consuelo Ceregido Veiga

      Hierros erectos, pátina de herrumbre
      que hacéis original al edificio,
      ceñís su extraño talle de artificio
      y de vigor dotáis y reciedumbre.

      Vedlo señorial, fiel a su costumbre,
      si entre la cultura ejerce su oficio,
      digno es de ostentar en su frontispicio
      al Parnaso encumbrado hasta la cumbre,

      Aquí convergen múltiples caminos
      de conferenciantes,clases impartes
      Consuelo en esencia sigue en "Los Pinos",

      haciéndole anfitrión surtidor de artes,
      de los poetas versos gongorinos
      con la danza un bastión si los compartes.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    7. ADOLFO SUÁREZ

      Presidente fue de España
      denostado y aclamado,
      auténtico hombre de Estado
      consumador de una hazaña.
      La Patria guarda en su entraña
      y sabrá guardar memoria
      de un español que a su gloria
      le trajo la Democracia
      con cívica hispana audacia
      y entró de lleno en su Historia.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    8. LOS ÚLTIMOS DE MES LLEGADO EL MARTES
      (Encuentro entre poetas de Alcorcón,
      y foráneos que quieran participar)
      con sus poemas)

      Los últimos de mes llegado el martes
      en Adolfo Suárez y Dios mediante,
      poesía será estrella reinante
      con versos exponentes de las artes.

      Si es tu afición y sobre ella departes,
      poemas has de oír,¡oh, caminante!,
      que remanso serán en tu incesante
      búsqueda de recónditos baluartes.

      De nuevo sentirás vuelta a la infancia,
      pues hablan de pueblos del Lar de España,
      sus costumbres, sus tradiciones y hábitos.

      Su olor te traerán y su fragancia
      o del riachuelo que los cruza y baña
      y su agua guarda tus primeros hálitos.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    9. EL MADRINAZGO DE LA VIRGEN DEL ALBA

      Fronda del árbol que ante el tronco vive,
      en donde el sol naciente se derrama,
      y el mirlo trémulo que está en la rama,
      canta a la noche en trinos su declive.

      La Virgen del Alba con él convive
      y el dulce canto la complace y ama,
      y el mirlo encendido en gloriosa llama
      le ruega al día que avanzando vive.

      Y emprende el mirlo en búsqueda afanosa
      entre el brezo, el rosal y entre la rosa,
      que rodea la valla y la piscina,

      del Parque Mayor ramitas de un nido,
      que un nidal será sublime y florido
      con la Virgen que oficia de madrina.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    10. CRISTINA Y SUS COMPAÑERAS

      Cristina y sus compañeras,
      del Centro de la Rivota,
      ponen en fuga y derrota
      al mal entre las soperas.
      Inciden las enfermeras
      que el dique de contención,
      que aleja del corazón
      los males que nos agobian,
      es porque ellas nos ennovian
      con sana alimentación.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    11. AL CENTRO MÉDICO DE LA RIVOTA SIN OMITIR A NADIE

      Venas, más nervios,tendones, tejidos,
      que conforman un todo, un cuerpo humano,
      precisan de un ejército y a mano
      que una órganos y amaine sus quejidos.

      Tebana legión, alma de afligidos,
      integrada en el orden ciudadano,
      consuelo cuando en males se es profano
      y actuamos como infantes desvalidos.

      Médicos discípulos de Galeno,
      de Hipócrates consulta de doctoras,
      llegado Ibn Siná de Isfahán remota,

      hallamos el amplio recinto pleno
      de enfermeras nutricias asesoras
      de un docto vademécum en Rivota.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    12. EN ALCORCÓN A TANTOS DE TANTOS

      Recorro tus campos, ando en tus calles,
      persevero en mi afán,
      conocí a mi esposa, engendre a mis hijos
      y amasé aquí mi pan.

      Campos vi de trigo y vi de cebada
      tras de mi ventanal,
      de esmeralda olas vaivén de las brisas
      de aire primaveral.

      Y fue aquí en Santa María la Blanca
      mi boda y desposar,
      de mis hijos ante el ara el bautizo
      antes de echar a andar.

      Trabajé en casa y tuve en mi taller
      el cincel y el buril,
      la gema, la lupa y base del fuste
      y un soneto en mi atril.

      Vine a un pueblo y ahora es ciudad,
      Alcorcón sideral,
      con sus amplias y extensas avenidas
      y un moderno hospital.

      Aquí envejezco, en Alcorcón prosigo,
      y bien puedo dar fe
      de un cambio existencial evolutivo
      que palpable se ve.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    13. AL COLEGIO GARCÍA LORCA DE ALCORCÓN
      INICIÁNDOSE EN LA POESÍA

      ¿En donde hallar mejor recibimiento?
      Sancta Sanctorum de la poesía,
      que entre niños nimbados de alegría
      y a Lorca de anfitrión y hospedamiento.

      Poesía será acontecimiento
      que a Federico rinde pleitesía,
      y él, poeta del nardo y la elegía
      como un niño más será en el contento.

      Con los poetas vendrán los gitanos
      y la luna bañándose en la fragua
      con crótalos engastes de las manos.

      Vestiduras lunares de la enagua,
      de universo de los versos lorquianos,
      de los peces saltando sobre el agua.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho


      ResponderEliminar
    14. HIMNO AL GARCÍA LORCA DE ALCORCÓN

      "Somos niños del colegio
      del poeta de Granada,
      en el patio risa y juegos
      y abecedario en las aulas".

      "Y somos niños multiétnicos,
      pirotecnias, luminarias
      de los juegos malabares
      que conviven en la infancia".

      "Vive en nuestro patio un huerto
      donde las plantas se aman
      y un olivo de aceitunas
      y un ciruelo de alma blanca".

      "¡Unidos y abigarrados,
      libres de grillos y trabas,
      cabalgamos tras estelas
      de los luceros del alba!".

      "Impúberes escolares,
      vamos en pos de enseñanza
      e infantes somos felices
      en aprendernos las tablas".

      "Del García Lorca somos
      y formamos la vanguardia
      del futuro que nos viene
      a pedir ser su mañana".

      "Somos niños del colegio
      del poeta de Granada,
      en el patio risa y juegos
      y formales en las aulas".

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    15. EL HUERTO DEL COLEGIO DE LOS CASTILLOS DE ALCORCÓN

      Manuel con Carlos, y en pos va Lucía,
      les secunda Jesús que colabora,
      cuidando un huerto novio de la aurora
      cuando ya sin amor languidecía.

      A su amor abrazándole mecía,
      calmándole y su amado ya no llora
      del huerto sus efluvios la enamora
      y en éxtasis su amado florecía.

      El huerto se halla sito en Los Castillos,
      colegio que a la dulce y tierna infancia
      le descorre jugando sus visillos

      sin secretos que oculten su fragancia
      y el porqué de los cantos de los grillos
      y la vida que en su huerto se sustancia.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    16. AL COLEGIO CHAVES NOGALES, DE ALCORCÓN, LES COMPUSE
      ESTOS DOS SONETOS CUANDO LES HICE SU HUERTO

      LAS CEBOLLAS DEL CHAVES NOGALES

      Desnudas las cebollas de sus faldas,
      privadas de sus capas de una en una,
      vestiduras tendrán las de la luna,
      y a vosotros cubriendo sus espaldas.

      Serpentinas serán y las guirnaldas
      que recibe a la noche clara o bruna,
      regalos nos darán de la fortuna
      y un verdor cristalino de esmeraldas.

      Enhiestas vais a verlas como lanzas,
      infantiles y alegres colegiales
      y orondas cual los ricos en finanzas,

      y ellas os hallarán niños geniales,
      y de hábitos sabrán y de semblanzas
      las cebollas aquí en Chaves Nogales.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    17. LAS HABAS DEL CHAVES NOGALES

      Estas habas del Chaves me sumergen
      de olores devolutivos de infancia,
      recuerdos permanentes de fragancia
      que de aquellos olores no divergen.

      Las sensaciones lúdicas convergen
      sobre las mariquitas de abundancia,
      siendo insectos de pompa y circunstancia
      en cuanto tan coloristas emergen.

      Cuidados laboriosos de las manos
      al surgimiento de las blancas flores
      que brotan lentamente entre chispazos.

      Cuando el sudor que baña a los huertanos
      la haba riega nacida entre sudores
      del cuidado amoroso de los brazos.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    18. PARQUE DE POLVORANCA

      Es jardín de encantamiento
      con sus cuidadas veredas
      y densidad de praderas
      donde es danzarín el viento.
      Nos incita al movimiento
      con paso alegre y sutil
      bajo un cielo azul añil
      aunque estalle la tormenta
      y la tarde cenicienta
      se desborde en aguas mil.

      Parque inundado de flores
      alfombrando los oteros,
      españoles y extranjeros
      y arroyos ensoñadores.
      Los niños entre clamores
      entregados a sus juegos,
      jardineros con sus riegos
      en atardecer bucólico,
      soñador y melancólico
      de poetas con sus pliegos.

      Abundan los pescadores
      y hay barcas en la laguna,
      con olivos y aceituna,
      y aficionados pintores.
      Entusiastas corredores
      y permanente fragancia.
      Nunca importa la distancia,
      son someros los caminos,
      paseando entre los pinos
      nos colmamos de abundancia.

      Contiene un huerto ecológico
      de lechugas y patatas,
      cebollas, puerros,batatas
      cumpliendo un papel simbólico.
      Y un paseo filosófico.
      y bella naturaleza
      y salud y fortaleza
      nos da el Parque en Polvoranca,
      donde la inquietud se estanca
      y es luminosa belleza.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    19. JORNADA DE UNA PAREJA DE LIEBRES EN POLVORANCA

      Las observo gozosas y felices,
      son pareja, retozan y se aquietan,
      y acezantes otean y se inquietan
      mezcladas junto al bando de perdices.

      Sin temores a perros y escopetas,
      el parque lo recorren por entero,
      manteniendo atalaya en un otero
      y ven el circular de bicicletas.

      Después se difuminan por los pinos,
      dejando huella en los cruces de caminos,
      y haciendo discreción de donde encaman.

      Y al aproximarse lenta la noche
      y cerrar la jornada con un broche
      gañen las liebres y su amor proclaman.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    20. LAS TRES LAGUNAS DE POLVORANCA

      LAGUNA Mari Pascuala.
      Te recorremos en círculo,
      y establecemos un vínculo
      con el pescador que jala.
      Tiene una caña y empala
      a carpa que se debate,
      y pensamos que la abate
      entre ahogos ominosos,
      convulsos y procelosos
      mas la suelta.., sin combate.


      LAGUNA de la Recomba.
      Junto a San Pedro derruida
      con su cúpula caída,
      por las paredes se comba.
      Por allí corren en tromba,
      y mirlos trinan galantes,
      a las damas paseantes
      que ven nadar a los patos,
      y en las márgenes los gatos
      vigilan a los andantes.


      LAGUNA de los Sisones.
      Allí anidan las perdices
      y enamorados deslices,
      entre risas y canciones.
      Lúbricas fornicaciones
      de liebres que se aparean,
      y en las nupcias se recrean
      a la sombra de los pinos,
      y en enclave de caminos
      a su progenie procrean.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    21. OLIVOS DE POLVORANCA

      Olivos, recios, olivos,
      familiares de mi infancia,
      os contemplo en la distancia,
      acogedores dativos.

      Siempre a la tierra cautivos
      en milenaria constancia,
      dando a Cristo vigilancia
      en el velar siempre vivos.

      ¿Quién os trajo a Polvoranca,
      tal vez de alguna barranca
      de otros yermos de Castilla?

      Para prestarle armonía
      a este parque de alegría
      olivos de manzanilla.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    22. JOSÉ DE ARIMATEA
      Al padre Junar Bagariang,
      de la Virgen del Alba

      Aristas no pulidas del madero
      en la llagada espalda se clavaron,
      cuando de un empujón le derribaron
      al pastor del rebaño ya cordero.

      ¿Quién había de ser sepulturero
      de un reo de traición al que azotaron
      y con la cruz de espinas coronaron
      tildado de bufón y de inclusero.

      Un hombre contempló muerte y martirio
      presente en el Gólgota y fue instrumento
      al ver exangüe al pálido lirio

      y su palpitación en crecimiento,
      cuando el Cristo expiró en su cruel delirio
      al Cristo desclavó y dio enterramiento.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    23. EL CIRINEO
      Al padre Gervasio Ruiz Barrero,
      párroco de la Virgen del Alba

      Confuso mira Simón Cirineo
      el tumulto originado en su puerta
      hasta hace breves minutos desierta,
      y ahora inundada de un clamoreo.

      Arrodillado en el suelo ve al reo,
      con la cara tumefacta y cubierta
      de sangre y, ya apelmazada y abierta
      de heridas del inhumano paseo.

      A indicación del centurión romano
      al reo brinda apoyo con su mano,
      he iza en alto la cruz sobre el caído.

      Y durante un trecho sigue la estela
      de aquella embarcación que surca y riela
      el mar de un nuevo mundo que ha nacido.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    24. EL HUERTO DE PARQUE MAYOR
      "Por mi mano plantado tengo un huerto"
      Fray Luis de León

      Solicitamos de nuestros vecinos
      llevados de la mejor voluntad,
      como muestra de buena vecindad
      reemprender ancestrales caminos.

      En la agricultura aunar los destinos
      de gentes ricas en diversidad,
      sin entrar en su credo ni su edad
      o si antes cometieron desatinos.

      En la tierra yerma de la piscina
      del exterior que hallándose extramuros,
      pedimos cultivar en ella un huerto.

      Nexo de unión entre gente vecina
      que comparta aficiones tras sus muros
      y en amistad su fruto será cierto.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    25. LOS CONSERJES DE PARQUE MAYOR

      Javier, con Félix y Andrés,
      van dejando las baldosas
      como pradera de rosas
      de un jardín para los pies.
      Y un agua esparcen los tres
      a través de una manguera,
      conducente a la reguera
      del huerto que va a nacer
      y en la tierra florecer
      de la piscina de afuera.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    26. LOS HUERTOS ECOLÓGICOS DE ALCORCÓN

      Móstoles los ve y los ve Fuenlabrada,
      el cercano Alcorcón viene y contempla
      comarcano cielo aquí ve y los templa,
      al surco y reguera en tierra labrada.

      Proclive es su tierra al golpe de azada
      que migando al terrón cava y destempla,
      y su ejemplaridad ejemplo ejempla
      al sudor que nimba a frente sudada.

      Crecen las plantas que soles orean,
      la luna ilumina la faz del huerto
      y un silente volcán surge y embrida

      su suelo fértil y sobre él se emplean
      unos hortelanos con tal acierto
      que sus sabias manos le dan la vida.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    27. EL AFILADOR EN PARQUE MAYOR

      Silbos musicales vivencias traen
      entre arpegios oídos en la infancia,
      sonidos líricos de trashumancia
      que a los niños que fuimos nos distraen.

      A tiempos pasados nos retrotraen
      con los años idos, tiempo y constancia,
      y esfuerzos férreos,temple y distancia
      de los juegos intrépidos que atraen.

      Y saltan las chispas de las tijeras
      pasadas por la piedra de esmeril
      y silba silbando el afilador;

      que pasa afilando las podaderas
      podando aligustre en el mes de abril
      simbólico arbusto en Parque Mayor.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    28. A LOS HORTELANOS VOLUNTARIOS, DE LOS HUERTOS,
      DE LOS COLEGIOS MUNICIPALES DE ALCORCÓN

      Somos grupo de gentes animosas,
      ya unos calvos y otros peinando canas,
      de vivencias frugales, hortelanas,
      entre niños, colegios y entre rosas.

      Nuestras vidas volcamos generosas
      y una fuerza interior abre ventanas,
      al trabajo que ocupa las mañanas
      que en nosotros ya no son presurosas.

      Absortos en contacto con la tierra,
      teniendo nuestras manos ocupadas,
      alejados vivimos de la guerra

      que otrora motivó horas agitadas,
      ignorando cuanta belleza encierra
      el huerto y sus verdades reveladas.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    29. AL CENTRO DE MAYORES MIGUEL ÁNGEL BLANCO DE ALCORCÓN

      MIGUEL ÁNGEL BLANCO

      La infamia le asesinó
      empuñando la pistola,
      y no se disparó sola
      la sierpe la disparó.
      España se conmovió
      de Tarifa a Finisterre,
      y el terror no nos aterre
      pues niños en las escuelas
      y palmas blancas con velas
      a sierpe echaron el cierre.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    30. AL CENTRO DE MAYORES GREGORIO ORDÓÑEZ DE ALCORCÓN

      GREGORIO ORDÓÑEZ

      Fue Gregorio un claro espejo
      de un vasco español nacido,
      en un seno compartido
      en quién hallamos reflejo.
      Y sin miedo y sin complejo
      defendió unidad de España,
      se enfrentó a la sierpe, araña,
      con sus armas de demócrata
      y en su sepulcro derrota
      a la araña en su maraña.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    31. LA JURA DE BANDERA EN ALCORCÓN

      Los himnos patrios, música y canciones
      vibran marciales sobre la explanada,
      con la España cívica ya formada,
      y un nudo en sus hispanos corazones.

      Orgullo y prez, blasón, de los blasones
      estandarte y enseña que es amada,
      ondea sobre el mástil desplegada,
      entre ininterrumpidas ovaciones.

      Pulcra, se nos presenta la bandera
      la imponente matrona rojigualda,
      de la Patria su sello y su bastión.

      Y el hombre y la mujer alcorconera,
      entre la serpentina y la guirnalda,
      solemne jura y besa en Alcorcón.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    32. LAS BIBLIOTECAS DE ALCORCÓN
      "¡Qué triste es morirme ahora con tantos
      libros que me quedan por leer!"
      El maestro Azorín

      Para cuantos somos lectores empedernidos
      y nuestros libros por paredes techos alcanza,
      sonreímos por comentarios tan repetidos:

      "Dinero en libros desequilibra mi balanza,
      ni medios tengo, ni apetencias para lecturas
      en estos tiempos de zozobra y desesperanza".

      Pero tenemos bibliotecas y sus culturas,
      y un remanso de vida, en paz y recogimiento,
      está en estos templos diverso en literaturas.

      Son gratuitas, son confortables, son distraimiento
      sobre escenarios remotos y maravillosos,
      y sus fuentes sacian la sed del conocimiento.

      Hay libros tristes libros, alegres y gozosos,
      los autores son provenientes del vasto mundo,
      y en las manos que los amamos son amorosos.

      Hablan de riqueza y pobreza en otro submundo
      de guerras del pasado y grandes revoluciones,
      y de filósofos del pensamiento profundo.

      Nos cuentan del auge y esplendor de las naciones
      culturas finadas y, decadencia de imperios,
      y guerra púnica y cainita entre religiones.

      Su paginar escrito, imparte sus magisterios
      y abre las mentes a la luz del entendimiento,
      despejando la historia de sombras y misterios.

      La biblioteca "Centro",entre iglesia y sentimiento
      de Dios, morada de nuestros geniales Migueles,
      Cervantes y Hernández, y un Unamuno irredento.

      En "José Hierro", poetas ungidos de laureles;
      en "La Vilumbrales", Galdós con el diecinueve;
      y en la del "Parque" Blasco Ibáñez de huerta y vergeles.

      En "Ciudad de Nejapa", su variedad me mueve,
      y en su paz aposentada en silencio medito
      en la Biblioteca de Dios que el alma conmueve.

      La "Fuente Cisneros", es la que menos visito,
      aprovisionada de españoles y franceses
      y libros graves de un qué otro famoso erudito.

      La del "Pinar" con rusos alemanes e ingleses
      lejos de casa me coge bastante a trasmano,
      pero para mí el libro es una trilla de mieses
      que me produce un pan espiritual en la mano.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    33. LA BIBLIOTECA CIUDAD DE NEJAPA

      Tiene Ciudad de Nejapa
      luminosos ventanales,
      y sus libros más geniales
      versos y prosas atrapa.
      Luce insignia en su solapa
      de repletos anaqueles,
      caballeros en corceles
      de autores de cien naciones,
      que brindarán emociones
      a sus lectores más fieles.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    34. LA BIBLIOTECA DEL PARQUE

      Formando está un esquinazo
      entre ruidos y entre coches,
      mas sus libros son derroches
      que bien merecen desplazo.
      Con gusto yo nunca aplazo
      mis visitas a su embarque,
      y entre libros hago aparque
      que tiene esta biblioteca
      de Rocinante y Babieca
      y su nombre es la del Parque.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    35. LA BIBLIOTECA DEL PINAR

      De Alcorcón casi extramuros
      y abre solo por la tarde,
      mas de tomos hace alarde
      apilados tras sus muros.
      Luminosos los futuros
      de niños han de brillar,
      si se empiezan a adentrar
      asiduos siendo lectores
      de las páginas mejores
      de los libros del Pinar.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    36. LA BIBLIOTECA FUENTE CISNEROS

      Hubo una fuente lejana
      lejos de la población,
      del término de Alcorcón
      riego del campo que mana.
      Labriegos en caravana
      y las reatas de arrieros
      y curtidos jornaleros
      no vieron un edificio
      de libros ilustre oficio
      llamado Fuente Cisneros.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    37. LA BIBLIOTECA JOAQUÍN VILUMBRALES

      Vecina de los Castillos
      de Marqueses de Valderas,
      destellan en sus riberas
      de esplendidos libros brillos.
      Tomos blancos y amarillos
      en Joaquín Vilumbrales
      se asoman a los umbrales
      de su puerta siempre abierta,
      empleados que en alerta
      divulgan libros geniales.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    38. LA BIBLIOTECA JOSÉ HIERRO

      Biblioteca José Hierro
      acumula en sus estantes
      unos libros ambulantes
      siempre vivos sin entierro.
      El libro no quiere encierro
      y por casas deambula,
      y a saberes se estimula,
      por amables empleados
      que buscan ilusionados
      cuanto se escribe y circula.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    39. LA BIBLIOTECA MIGUEL DELIBES

      Orilla a la iglesia blanca,
      iglesia solemne y bella,
      la biblioteca descuella
      por tener su puerta franca.
      Allí el lector no se estanca
      pues dentro está don Miguel
      con libros en anaquel
      que escribió en Valladolid
      y recalando en Madrid
      brillan impreso en papel.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    40. LA BLANCA CRUZ DE LA CIMA

      La blanca cruz de la cima
      que corona la montaña,
      el sol y la luna baña
      y no permiten que gima.
      A ti, que el cielo sublima,
      cruz eterna, cruz divina,
      venerable en la colina
      e inseparable de Dios,
      áseme y llévame en pos
      de la voz que me ilumina.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    41. EL TESTAMENTO VITAL
      A MIS HIJOS

      En un día de sol, de tenue brisa
      mis cenizas se esparcirán al viento.
      Privado ya de voz y movimiento
      con virtudes expuestas en la misa.

      Obviados mis defectos por la prisa
      del funeral que anula el pensamiento,
      en mi familia habrá un abatimiento
      y en el amigo esbozo de sonrisa.

      Mis órganos perpetuarán su vida
      viviendo nueva existencia terrena.
      Y de mí y por mí nadie se conduela,

      pues volveré al inicio de partida
      enlazando de nuevo la cadena,
      mis cenizas jugando en la plazuela.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    42. EL JUICIO FINAL

      Cuando campanas del Juicio Final,
      toquen y nos digan a levantarse
      mis cenizas no querrán espesarse
      y aludan que dispersas no están mal.

      Tal vez les parezca entonces banal
      urgentes y urgidas a levantarse,
      y como espectros sumisas mostrarse
      al complejo y nuevo ceremonial.

      Ya Dios me amonestó y juzgo ante el trono
      cuando comparecí humilde en el tono
      con mi alma en llamas férvida y contrita.

      Su paz rogó y en su gloria el descanso
      y mis cenizas en el mundo manso
      de esta arboleda de la plazuelita.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    43. LA PLAZUELA DE CENICIENTOS

      Sobre ella calles y puertas se abocan
      convergiendo en periplo a la Plazuela
      de presencia de gente a la que anhela
      ver de nuevo y sus aguas la convocan.

      Son recueros e imágenes que evocan
      las de aquel avión de papel que vuela,
      a sus mandos de nuevo hacia la escuela
      piloto de mis vuelos que se alocan.

      Más en ti he de hallar refugio y descanso,
      durmiendo sobre ti mi sueño eterno
      cuando ya mi futuro lo organizas.

      Mi sed mitigarás de agua en remanso
      cuando elijas y nombres al gobierno
      de brisas que te traigan mis cenizas.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    44. EL CENTRO SALVADOR ALLENDE

      Conversan, forman grupos y bullicio,
      y se activan haciendo actividades
      y aunando todas sus habilidades
      hallan ocupación y hallan oficio.

      Proliferan las tablas de ejercicio,
      adaptables a todas las edades,
      desarrollo de aquellas facultades
      que alberga en su interior el edificio.

      Paso a paso recorren el paseo,
      y el impulso los guía y el deseo
      de la vida que allí siempre sorprende.

      Con los juegos, los bailes, la pintura,
      es jubilosa y mágica aventura
      lo que los trae a Salvador Allende.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar
    45. EL CENTRO DE MAYORES DE POLVORANCA

      Lugar de ocio, centro de esparcimiento,
      de un trasiego incesante su escalera
      y un ascensor que eleva a la frontera
      donde alternan, juego y recogimiento.

      Sobre él convergen calma y movimiento
      y vidas que bordean la ribera
      de quién todo lo dio y ahora espera,
      sosiego y paz hasta el postrer aliento.

      Cartas y dominó aquí se dan cita,
      y música y pinceles aquí se acreditan
      con algún acto que al juego desbanca.

      Y bulle el salón la vida palpita
      algunos aplauden y otros se irritan
      sobre este hervidero que es Polvoranca.

      Saturnino Caraballo Díaz
      El Poeta Corucho

      ResponderEliminar